Imagen destacada

Informacin sobre Diptyque Boutique Madrid

Diptyque Boutique Madrid

Diptyque abre su primera boutique en España, en un barrio madrileño donde la elegancia es la reina absoluta. El artista Claudio Coello, que dio su nombre a la calle, se inscribe perfectamente en el marco filosófico y creativo de la Casa diptyque.

Es una historia que se inició a principios de los años 60…

Tres amigos, Christiane Montadre-Gautrot, Desmond Knox-Leet e Yves Coueslant, inmersos en el universo artístico, decidieron crear su propia editorial y, acto seguido, abrir una tienda. Optaron, de entrada, por la orilla izquierda del Sena, donde mejor se expresaba la creatividad desbordante de los incipientes años sesenta. Abrieron, así, en el boulevard Saint-Germain.

Ya tenían el nombre: diptyque. En el número 34 de esta famosa calle, esta anhelada boutique posee dos escaparates. El trío, además de exponer en ella sus creaciones textiles, distribuye ediciones limitadas de objetos encontrados al azar de sus viajes. Hallazgos procedentes de Inglaterra y Méjico, juguetes de madera, vitrofanías, pomanders… La prensa se muestra entusiasmada y la clientela acude numerosa. Este bazar chic recibe el beneplácito general. Una alegre mezcla de géneros, que sigue nutriendo cada novedad de la Casa.

Dos años después de la apertura, en 1963, presentan las tres primeras velas perfumadas: Thé (té), Aubépine (espino blanco) y Cannelle (canela). Y, junto a ellas, hacen su aparición las famosas etiquetas con letras danzantes.

Luego, en 1968, apareció L’Eau, una fragancia única con toques especiados. L’Eau es la primera de una colección construida como un viaje inmóvil con toques vanguardistas, que se dirige, sin distinción de género, tanto a hombres como a mujeres.

Desde hace más de 50 años, diptyque fomenta la artesanía de lujo en la más pura tradición de la pericia artesana y la fabricación a mano, en las que cada gesto revela su importancia: desde la selección de las materias primas, hasta la delicadeza de los acordes inspirados en la naturaleza, la alquimia de los aromas diptyque pende de un hilo. El hilo de una escritura singular.

Hoy, en la boutique de Madrid, como ayer en la del 34 de boulevard Saint- Germain, el refinamiento sigue siendo la clave.

Una fachada completamente acristalada deja entrar la luz y la mirada para apropiarse plenamente del ambiente refinado y heteróclito de la casa.

Los papeles murales empapelan y dan una nueva interpretación de los orígenes de la Casa, cubren, con sus tonos apagados, las paredes por detrás de cada gama de productos, destacando con delicadeza sus distintas personalidades. Como homenaje a la tradición española, los azulejos azules también puntúan esporádicamente el espacio para destacar su arquitectura.

Una pared de color tierra saca a escena un cuadro de papeles de seda de tonos delicados. Mientras, el óvalo icónico de la marca sirve de estuche para las colecciones corporales.

Los productos para la casa, por su parte, se presentan sobre un motivo de textura casi mineral. El espacio se viste con fotos, dibujos y tejidos de los archivos de diptyque, que expresan los inicios de la increíble odisea del perfumista actual.

A ambos lados de la boutique, las bibliotecas reposan sobre muebles bajos de madera, cuyas estanterías disponen de nichos que permiten presentar materias primas y novedades. La consola, el aparador y el sillón vintage confieren al espacio un estilo «como en casa».

Al fondo, como en un gabinete privado, se expone la gama del Art du Soin (arte del tratamiento corporal) sobre un mueble de granito que sirve de soporte para la madera natural y la pila blanca. Un llamamiento al descubrimiento sensorial de las texturas de las cremas, lejos de las miradas.

Las velas se liberan de su tarro para respirar mejor su potente sutileza y los paquetes de regalo se realizan con técnicas de papiroflexia japonesa con papel de seda de colores resplandecientes… Rituales, todos ellos, que forman parte de la experiencia que propone diptyque. Durante el ritual de velas, un mueble circular, apoyado contra un espejo donde las gotas de cristal evocan el vuelo de los sentidos y el perfume, ofrece una nueva ceremonia de descubrimiento olfativo de la colección de las colonias y los perfumes. Un descubrimiento refinado y atípico que llevará a los curiosos hacia un paisaje olfativo insólito.

Una nueva dirección, única en España, a través de la cual la Casa reafirma su pericia y su estilo de vida.

http://diptyqueparis.com

Compartir

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • Linkedin
  • WhatsApp

Dnde encontrar Diptyque Boutique Madrid

Calle de Claudio Coello, 85, 28001 Madrid

Novedades