Imagen destacada

Información sobre tres nuevas historias que hay que inscribir en la piel

tres nuevas historias que hay que inscribir en la piel

Emprender el camino sin saber exactamente dónde ni cuándo se llegará a destino. Con esta libertad alocada, los perfumistas pudieron elaborar las tres nuevas aguas de colonia de La Collection 34. Tres composiciones sorprendentes recogidas en frascos sin precedentes. El cristal, una vez que se ha soplado, se sumerge en agua helada. El choque es tan brutal que el frasco se empieza a fisurar. Y luego están los tapones, de malaquita o de pedazos de porcelana reciclados y transformados al ponerse en contacto con metales preciosos, que evocan una pared de la tienda del 34 boulevard Saint-Germain. Situado al fondo de la tienda, a la izquierda, se trata de un efecto óptico elaborado por el co- fundador Desmond Knox-Leet gracias a una acumulación de

Con esta libertad alocada los perfumistas pudieron elaborar (…) tres composiciones sorprendentes recogidas en frascos sin precedentes.

Ya hace cinco años que se prepara y mima sus acabados. Una conversación perfumada iniciada en 2010 entre el olfato de Olivier Pescheux y Myriam Badault, directora de marketing y creación de productos. Hoy, nace con el nombre de Benjoin Bohème. Excéntrico y evolutivo, este benjuí procede de una producción sostenible y equitativa de Laos. Un bálsamo de carácter. Acompañado de semillas de angélica, madera de sándalo, styrax y pachulí, el ingrediente laosiano se vuelve charlatán. Tiene mil anécdotas que murmurar sobre la piel.

piedras. Unos minerales que ahora concentrados sorprendentes.

Primer destino: Ôponé. Este antiguo puerto de Somalia, en la ruta de las especias y al sur del cabo de Guardafui, inspira una fragancia de una riqueza absoluta compuesta por Olivia Giacobetti. Columna vertebral de la fórmula, la rosa turca, presentada en esencia y en absoluto, se concede una concentración indecente. Una flor recalentada con una pizca de azafrán, un poco de comino y madera de gaiac con toques de cuero, humo y regaliz.

inspiran la tapa de tres

El Eau Mage, por su parte, surgió cuando el perfumista Fabrice Pellegrin había empezado a pensar en los perfumes capaces de encarnar el 34. El autor de fragancias icónicas de la casa (Tam Dao, Do Son,…) había elaborado, entonces, un aroma opuesto a sus creaciones anteriores. Un juego andrógino construido en torno a una molécula remanente, el ambroxan. A los toques ambarinos y sensuales, incorporó algunas notas de mandarina, una pizca de rosa, especias y almizcle. Un perfume vertical e irresistible.

Sobre Diptyque http://diptyqueparis.com

Compartir

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • Linkedin
  • WhatsApp

Galera de imgenes

Novedades